El universo de Gravity Falls

O el Happy place.

Gravity Falls ha sido uno de mis últimos descubrimientos de la pequeña pantalla, me ha sorprendido muchísimo y me ha emocionado así que he considerado oportuno y necesario reivindicarla un poco.

Me apetecía escribir una entrada breve sobre esta —por desgracia también muy breve— serie de animación que empecé con escepticismo y ciertos prejuicios y que rápidamente se fueron desvaneciendo con el paso de los capítulos y de las aventuras de estos dos maravillosos hermanos.

La premisa es sencilla y para descubrir la serie no hace falta saber mucho; narra las hazañas que viven dos hermanos gemelos cuando van a pasar las vacaciones con su tío abuelo en un pueblo ficticio del estado de Oregón llamado Gravity Falls.

La serie mezcla estas aventuras con elementos fantásticos y sobrenaturales dando lugar cada capítulo a una peripecia distinta y también creando poco a poco y con el paso de los episodios toda una trama de mitología por ser descubierta en relación al místico pueblo. Resulta un placer no solo encontrarse capítulos con una narración de conflicto-resolución sino también un universo rico en detalles con una historia de gigantescas dimensiones detrás.

MABEL, DIPPER

Mabel & Dipper

Los personajes no se limitan a sus dos jóvenes protagonistas, sino que la serie goza de un buen elenco de secundarios que enriquecen el relato y los diferentes sucesos que ocurren en cada capítulo. En la primera temporada quizá se encuentran más en un segundo plano pero en la segunda algunos de ellos son explorados uno a uno de forma más individualizada incluso teniendo episodios propios y creando así más empatía del espectador hacia la serie. Inolvidables son: Soos, Wendy, Waffles.. y por supuesto el tío abuelo Stan que es una importante razón de ser de la serie.

Gravity Falls puede parecer en apariencia —y vista desde fuera— demasiado infantil, y que palidece por ejemplo ante otras propuestas del género animado como la elogiada Rick & Morty. Pero os aseguro que nada más lejos de la realidad si uno entiende que se tratan de productos con objetivos distintos y que a la vez gozan de un estatus de calidad muy similar.

Gravity Falls quizá no tiene la mala leche ni el humor negro de la serie de Dan Harmon, pero tampoco lo busca y el carisma de sus personajes es incomparable. Es también una serie muy autoconsciente que se sabe reír de todo y demuestra una gran capacidad de inventiva en constante expansión episodio tras episodio. También logra un estupendo equilibrio entre los gags más visuales y el ingenio de los propios diálogos. Y no faltan las referencias a la cultura popular, las parodias y un guión que acaba adoptando un carácter mucho más dramático y adulto, especialmente en el tramo final de la serie.

Y lo más importante, Gravity Falls puede ser vista a través de los ojos de un niño y de un adulto y ser igualmente disfrutable, porque jamás olvida la importancia de un buen subtexto y de sus dobles lecturas. Es por eso que uno encuentra—a parte de muchas (son)risas, emoción y un intachable entretenimiento— valiosas lecciones en ella.

Para un servidor, una serie imprescindible que llega al corazón de todo aquel que no haya olvidado a su niño interior y ese ansia de aventuras y de redescubrimiento del mundo que todos deberíamos tener.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s